Koen Mulder sobre los vínculos de ladrillo como herramienta de composición: “El arte del patrón es el legado de nuestros abuelos”

Koen Mulder sobre los vínculos de ladrillo como herramienta de composición: “El arte del patrón es el legado de nuestros abuelos”

“Bienvenidos a este extraño libro. Con todos los dibujos, puede parecer un manual, pero no lo es. Trata tanto de las articulaciones como de las piezas, pero sobre todo, atiende el orden que es inherente a las cosas”. Estas palabras introducen el libro de Koen Mulder – The Thrilling Surface: The Brick Bond as a Composers Tool.

Entrevistamos a Koen por este motivo, para averiguar qué lo inspiró a discutir este tema, para comprender cómo logró recopilar toda la información y para visualizar el impacto que este tipo de estudios puede tener en la arquitectura.

Fabian Dejtiar (FD): Tu libro habla sobre la influencia de las asociaciones de mampuestos en los edificios. ¿Qué te inspiró a escribir sobre esto?

Koen Mulder (KM): En realidad, esa no es una pregunta tan sencilla. Trabajé en un estudio de arquitectura que se vio influido por el movimiento arquitectónico de la Escuela Bossche y la teoría de la medida y la proporción de Dom Hans van der Laan. A menudo jugábamos con las tablas de medidas basadas en el Número Plástico para determinar la geometría exacta. Yo también encontré a menudo los resultados finales hermosos y en armonía. Pero, en mi opinión, no me gustó la naturaleza religiosa del sistema de medición. Para su derivación, define un típico ‘ser humano con su experiencia física, sensorial e intelectual’ que creo que en realidad es bastante diverso. Un poco similar al Modulor de Le Corbusier; éste se refiere a una experiencia psicológica universal humana del espacio, las dimensiones y las proporciones. Para mí esto es una absoluta tontería; ese ser humano imaginario no suele estar lejos de prejuicios y suposiciones que alguna vez fueron propios. Así que de esa justificación yo, archiescéptico, no creí nada. Pero el sistema de medición funciona. Es una buena herramienta que conduce a familias de formas y espacios claramente reconocibles. Y obliga al diseñador a trabajar con mucho cuidado.

Encontré algo similar en la sistemática de la albañilería, y especialmente en la relación entre el apilamiento y el patrón. La construcción de ladrillos esconde juegos de dimensiones y proporciones una vez que se observa los motivos de las líneas más grandes de las juntas en la superficie. En mayor o menor medida, las personas experimentan tanto la lógica como las ilusiones visuales de esto. Un sistema dimensional basado en la unión de mampostería, con sus necesarias soluciones de esquina, para mí es mucho más un juego de cosas: los ladrillos, en su configuración mutua. Los tamaños de los elementos de construcción se pueden contar a partir de la unidad de ladrillo aplicada. Por un lado, crea armonía y relaciones entre las formas y, por otro lado, aún permanece el misterio de ‘lo que quiere el ladrillo’. Establece sus propias reglas. El tamaño del elemento y el tamaño intermedio (ladrillo y junta) se unen mutuamente en el patrón. Y es el patrón en sí mismo lo que determina, en consulta con el diseñador, su solución de esquina ‘correcta’. En realidad, mi libro no trata sobre ladrillos, sino sobre la relación entre los ladrillos y las juntas. Es una regla textil para la superficie arquitectónica.

La escuela Bossche no pensó mucho en un patrón de articulaciones; simplemente se estaban distrayendo de algo de un orden superior. Para mí, la belleza e incluso las relaciones significativas están en las cosas mismas. Y, aunque comencé con esas nobles ideas, me dejé llevar por el juego de los ladrillos.

FD: En este sentido, tu libro está completamente ilustrado con dibujos asombrosos hechos especialmente para la ocasión. Me gustaría saber: ¿Cómo fue tu proceso de trabajo? ¿Cuál fue tu mayor desafío ahí?

KM: De hecho, no hubo ningún proceso. Comenzó como un pasatiempo privado; donde la relación entre el patrón de apilamiento trajo un motivo secundario que me seguía fascinando.

Le mostré mis primeras cosas a otros arquitectos y aparentemente compartíamos la misma obsesión entusiasta. Eso fue un gran estímulo. Luego recibí una pequeña beca desde el principio, por entrevistar a muchos arquitectos holandeses amantes del ladrillo. Pero el experimento fue al menos igual de valioso. Cada vez es fascinante cómo, mientras se juega y se dibuja, se descubren cosas en las que no se puede pensar de antemano. Y te abren los ojos, porque a partir de ahí descubres ejemplos en el mundo real (o a menudo en Google Streetview para ser honesto). Creo que eso es lo divertido del diseño en pocas palabras. Lo bueno de los ladrillos es que el patrón de conexión es de segundo orden, literalmente un efecto secundario de un movimiento tridimensional hacia arriba. Eso realmente lo hace significativo. Crees que entiendes algo, mientras que todavía puede engañarte. Considera que una pared en aparejo inglés puede verse como un aparejo cruzado desde el otro lado, simplemente cambiando los tramos en una de las filas en relación con el plano horizontal. Y con las curvas, es aún más complicado. Hay enlaces, como el chino “2 planos y 1 de lado”, una pared de tres cuartos de espesor, que realmente solo puede tener una solución de esquina “posible” para el diseñador. Y me tomó una semana darme cuenta.

FD: ¿Qué impacto crees que tu libro tiene en los arquitectos? (especialmente en los estudiantes ya que tengo entendido que estás muy involucrado en el campo académico)

KM: Los estudiantes encuentran tremendamente divertido el descubrimiento lúdico del significado en los detalles. Doy clases de arquitectura e ingeniería de la edificación en TU Delft. De vez en cuando iniciamos un club que llamamos ‘BK Brick Works’, donde experimentamos juntos o nos mostramos los resultados. Los estudiantes son en su mayoría graduados. El libro holandés Het Zinderend Oppervlak (The Thrilling Surface) surgió con la ayuda de 250 donantes colectivos; arquitectos a los que aparentemente les gustó el tema. La demanda de una pequeña financiación (“Por favor, ¿puedes comprar el libro ahora y recibirlo en unos años?”) funcionó como un imán: los profesionales empezaron a enviarme con entusiasmo sus propios inventos.

En los años 70 y 80, una gran cantidad de ladrillos baratos aparecieron en los Países Bajos, no muy atractivos; marrón grisáceo, rojo grisáceo, amarillo grisáceo, beige con una superficie arenosa. Pero el ladrillo por aquí parece ser una condición necesaria para que muchos desarrolladores inmobiliarios vendan una casa a la gente. Fingir la permanencia. Desde entonces también comenzamos a aislar térmicamente las casas y ahora tenemos la extraña tradición reciente de que el ladrillo es una especie de enchapado frente a una cavidad aislada. Curiosamente, por el contrario, casi todas las variaciones de patrones desaparecieron cuando ese ladrillo visible se liberó de sus ataduras estructurales de llegar al piso, pero se colocó frente a él como un delantal. Se hizo mucho en un vínculo salvaje de medio ladrillo, porque parece auténtico e histórico, mientras que históricamente nunca se hizo. (Aparte de la mencionada anteriormente Bossche School a principios de los años cincuenta).

Por el momento, el ladrillo en los Países Bajos está en peligro de convertirse más en un azulejo rectangular plano pegado; una baldosa. Eso no sería malo, me gusta la cerámica de todos modos, si se hiciera con mucho cuidado. Todavía sería una buena oportunidad para recuperar dimensiones muy finas en la superficie de la fachada. Desafortunadamente, esto con demasiada frecuencia permanece estancado en una imitación.

Creo que mi libro coincidió muy bien con la necesidad de los arquitectos de más tacto, relieve, sombreado y masa en sus fachadas. De hecho, a partir de la década de 1990 también hubo una gran revalorización del expresionismo del ladrillo de la Escuela de Amsterdam. Yo mismo también había terminado un poco con los conceptos materializados de yeso y alambre de gallinero que nos enseñaron en ese momento. A partir de ese momento, aparecieron más y más hermosos ladrillos en el mercado de los Países Bajos. El ladrillo abandonó su papel de material a granel más barato. Pero el ladrillo solo vino en un formato estándar ligeramente demasiado grande. El arte del patrón ahora se redescubre como el legado de nuestros abuelos. También conocido como el amor por la artesanía a pequeña escala. A menudo perdemos esa unidad entre el paso del patrón pequeño y grande debido a las uniones de construcción ásperas en el sitio debido a la gran prefabricación de piezas de construcción. Y, por supuesto, como material táctil duradero con color y brillo, la cerámica sigue siendo insuperable. Se puede dañar sin solo romperse: los estragos del tiempo; erosión y pátina. Creo que muchos arquitectos también comparten un cierto disgusto por la perfección absoluta. Un poco como la música. Es mucho más emocionante cuando algo se construye a partir de formas un poco irregulares, a través del patrón y la composición se despiertan en nosotros el sentido del orden. De hecho, creo que con el libro también estoy navegando por esa ola. Pero, de nuevo, un libro realmente específico podría tener más impacto que otro edificio.

FD: Tu libro muestra que todavía hay mucho que decir sobre los ladrillos, ¿Qué crees que faltaría por contar? ¿Planeas hacer otra publicación sobre eso?

KM: Debido a que el libro solo se publicó en holandés y alemán, primero debería hacer una versión en inglés. O una versión danesa o sueca, porque a menudo tengo la idea de que para ellos el patrón artístico es un conocimiento de construcción estándar. Pero, afortunadamente, los dibujos del libro son, por supuesto, comprensibles para todos. No planeo hacer una nueva publicación, pero a veces incluyo artículos nuevos en construcción en mi sitio web www.zinderendoppervlak.nl

Por el momento, me preocupan principalmente aspectos muy diferentes del ladrillo. En el pasado, el mortero de cal era permanentemente algo flexible y el ladrillo podía reutilizarse, pero desde el uso del mortero de cemento, los ladrillos se rompen al desmontarse. Cada vez surgen más sistemas de apilado en seco que me parecen muy interesantes y creo que unir ladrillos y plantas para una ciudad mucho más verde hará no solo un entorno sostenible, sino quizás más importante, un entorno estéticamente muy atractivo para las personas. En las áreas urbanas, a menudo encuentro la durabilidad, buscando cuidar un hermoso entorno que se desea compartir con los bisnietos es más importante que un enfoque exclusivo en la energía incorporada. Estoy involucrado en la investigación de muros de muelles de ladrillo verde; porque, de nuevo, en los Países Bajos, nuestras recientes construcciones de muelles de ladrillos también son simplemente revestimientos de ladrillos sobre acero corrugado y tableros de hormigón. Me encantaría aportar alguna funcionalidad extra (ecológica) en la aplicación del ladrillo. Y creo que porque el ladrillo siempre trae de vuelta la escala humana de objetos que puedes sostener y apilar; hace que el entorno de vida sea más atractivo para las personas. Pero eso también podría ser nada más que una creencia personal, por supuesto. Así como mi ladrillo ideal de 40x90x190 mm probablemente también esté inspirado en mi afiliación al antiguo centro de la ciudad de Delft.

BLOG: www.archdaily.pe/pe/967279/koen-mulder-sobre-los-vinculos-de-ladrillo-como-herramienta-de-composicion

Compartir